crisis económicaTodos los días que enciendo la radio o veo la televisión no paro de oir que hay una crisis: que el Gobierno, que la economía, que los bancos, que el paro, que las hipotecas… No hay otro tema de conversación en los bares, los autobuses, la peluquería, el trabajo, en fin…Allá donde vayas todo el mundo habla de lo mismo.

Pero ¿Alguien se ha parado a hablar sobre el amor y todo lo que rodea? ¿Quién habla de la verdadera esencia humana? ¿Quién habla de amor? ¿Porqué no hablamos del mayor problema que tiene el Ser Humano en este momento? ¿Porqué disfrazamos la realidad con lo puramente “material”? ¿Porqué nos da tanto miedo hablar de amor? Crees que nos hace sentir ñoños o débiles?

Desde el punto de vista más mundado, muchos piensan y creen que el problema es sobre la falta de dinero. Está comprobado que hay dinero suficiente en esta sociedad en la que vivimos. Hay posibilidad de que todos y cada uno de los seres humanos posea una vida próspera y abundante, pero muchos se preguntan: ¿Porqué no es así?

A nuestro alrededor sentimos que falta el verdadero amor. El MIEDO nos tiene paralizados y además vivimos en el EGO que nos ciega y nos hiela el corazón torturándonos con esa ansiedad de adquirir poder, protagonismo, apariencias; máscaras cada vez son más duras y que nos usurpan nuestra verdadera identidad y cada vez se van haciendo más difíciles de quitar. Llega un momento que no sabemos ni quienes somos, nuestra propia esencia se esfuma y es cuando finalmente, caemos en crisis y sentimos un vacío.

Personalmente creo que vivimos una verdadera crisis, la CRISIS DE IDENTIDAD, una que tiene el ser humano por que ya ha pérdido el rumbo. Ya no conocemos nuestra bitácora de vida: hacía dónde vamos ni de dónde venimos, un pasado que nos enriquece para vivir el futuro plenamente. Los pilares de una sociedad estructurada se han desvanecido. En el caso de la mujer, creemos que recuperamos nuestro poder, un poder que se nos usurpó y quedamos relegadas a concubinas, sirvientas, geishas…nuestra Alma Salvaje y nuestra Diosa interior se fueron muriendo a lo largo de los tiempos y ahora pensamos que lo hemos recuperado. Creo que no es así. Creemos que recuperar nuestro poder, es ser igual al hombre. Y eso no es natural, la competencia nunca fue sana, lo único que hace aflorar son sentimientos propios de ella como el egoísmo y no desarrolla características propias del desarrollo de las ideas del conjunto para el perfeccionamiento armónico de esa idea. Nuestro universo femenino, nuestra diosa, sigue vagando sin encontrar su lugar.

Hemos abandonado a nuestros hijos por tener un lugar en la sociedad, hemos dejado nuestro matriarcado en manos de cualquiera para salir a ganar dinero para satisfacer las necesidades materiales y poco a poco, hemos ido acabando con una realidad que ha sido parte de la base de una sociedad. Los hombres han perdido su poder, un poder que les cegó y que abusaron injustamente, y hoy están relegados a un segundo plano en el que poco queda de su patriarcado y se sienten inútiles ante esta nueva “mujer” que nada tiene que ver con su madre, ni con el concepto de mujer que el tenía. Las familias no son familias, son PYMES que negocian la manera mejor de sobrellevar la vida, pero sin éxito ¿Porqué todo el mundo se separa? ¿Porqué no sentimos la unidad? ¿Porqué si nacemos del Amor y el Amor es lo único que une, que cura, que salva y que nos hace felices, no somos capaces de amarnos?

Así es nuestra sociedad, una sociedad desestructurada, rota, sin familias, sin hogares, sin entendimiento, sin tiempo… Sólo tenemos prisa y pagamos un alto precio por ello. Hemos ido hipotecando nuestra familia, nuestra pareja, nuestros amigos, nuestra vida, sólo por alimentar ese personajillo que el ego ha ido inventado y al que cada día damos vida, sin saber muy bien para qué.corazon roto

Hemos dejado de AMARNOS. Nos estamos escondiendo detrás de nuestras máscaras, nos aterra vernos, mirarnos, tocarnos. Prevalecen los intereses, frente al Amor.

No podemos culpar al gobierno de nuestro país de esta crisis, o tu jefe, ni a tu marido, o simplemente tu padre, ni a NADIE de lo que está pasando: ¡TODOS SOMOS RESPONSABLES DE ESTA CRISIS DE AMOR! Sólo, desde cada uno de nosotros podemos hacer algo para remediarlo. Ser más proactivos y aplicar esas aptitudes positivas para desarrollar nuestra verdadera esencia en temas como nuestra educación, nuestras familias, nuestras relaciones laborales, siempre desde la esencia de la aceptación y el amor a todo lo que nos rodea.

El mensaje está claro, sólo TÚ desde el amor a ti mismo, desde el respeto y la aceptación de todo tu SER eres capaz de cambiar. Si hablas desde el corazón, si te relacionas desde el amor, o simplemente pones todo tu empeño desde tu Yo Interno en lo que haces y amas a quien te rodea, ya estás iniciando una nueva fase dentro de lo que es la esencia humana. Un avance y creéme, no se necesitan grandes personajes y figuras políticas o religiosas para cambiar el mundo.

Se necesita que Tú esencia cambie, y obtenga como recompensa el avance positivo del cambio. Aquí factores como la autenticidad, terminan siendo un legado para nuestros hijos ya que hacen que nos identifiquemos con el factor humano de la esencia más autentica, el Yo.

No podemos seguir criticando y juzgando a los demás. No debemos darle importancia al comentario sin esencia y sin fundamento solo por que es emitido desde lo más simple a nivel intelectual. Tenemos que emitir mensajes eficaces para que la comunicación sea mucho más efectiva y directa, sin emociones y tratando de ser más eficaces.

Somos los presidentes de nuestra vida, los concejales de nuestra casa, los reyes de nuestra familia y ahí podemos empezar a sembra. Sólo el AMOR puede con todo, sólo desde el amor podemos salvar esta crisis. Y no olvidemos que todos somos responsables de ella. El amor es unión.

Tomemos la vida como un bendito regalo y seamos agradecidos haciendo algo bueno con ella. Esperemos que esta crisis nos ayude para tomar conciencia y hacer algo positivo que nos lleve a querernos más y sobre todo ACEPTARNOS TAL Y COMO SOMOS…A RESPETARNOS y a respetar nuestro hogar, nuestro entorno y nuestro bello planeta Tierra.

Que el amor y el buen humor esté presente en cada día de vuestra vida. Gracias por permitirme compartir estos sentimientos con vosotros.