Ya quedan pocos días para celebrar la Navidad, para reunirnos con nuestras familias y seres queridos, pero muchos se preguntan ¿Qué tendrá el espíritu navideño que sin querer y apenas sin darnos cuenta, nos invade una especie de nostalgia, sensibilidad, vulnerabilidad e incluso nos invade la tristeza?

Si lo que se celebra es el nacimiento de Cristo, el nacimiento del AMOR en su más pura esencia y la capacidad inagotable del PERDÓN, ¿Porqué nos sentimos así en vez de estar embriagados de alegría y de felicidad?

Me pregunto si en algún remoto lugar de nuestro corazón, en ese pequeño templo sagrado que todos poseemos, ese en el que no hay engaños, ni máscaras, ni egos, habita la pena de sentir la desconexión que estamos viviendo a nivel humano, la falta de Amor que está presente en cada uno de nuestros días y en cada una de nuestras vidas..

Antes viviamos estas fechas como momentos familares, momentos de unión y celebración alrededor de una buena mesa, pero ahora que cada vez prodigan más las familias separadas, es difícil mantener este nexo y vivirlo bajo este halo «mágico» que entraña la Navidad.

Siento que es un buen momento para aprovechar esta sensibilidad y convertirla en conciencia, creo que son días mágicos que invitan a reflexionar sobre los valores «esenciales» del Ser Humano tomando conciencia de que el mayor regalo que la vida nos da, es nuestra unión, que la mayor alegría está en compartir y que nuestra máxima ilusión sea ver felices a la gente que amas…da igual dónde estén.

Todo lo demás es innecesario, los regalos, la comida, la ropa. Está muy bien poner energía en ponernos guapos para la celebración, en poner una bonita mesa y decorar la casa para nuestros invitados y comprar un montón de regalos…¡es genial!…Pero no es lo imprescindible.. no, si nos falta la esencia:el espíritu real de la Navidad..

La Vida es un regalo y cada día es una vida en pequeño, cada día tenemos la oportunidad de ser generosos, honrados, leales, amables y hacer la vida más sencilla, fácil y divertida a los que nos rodean. Navidad es cada día en nuestros corazones.

Te deseo que cada día de tu vida, brille esa estrella en tu corazón, esa estrella que guió a los magos de Oriente y que no deje de guiarte en el camino de tu vida..

Te deseo que el AMOR que trajo el gran «Maestro», invada tu corazón y te ayude a encontrar la maestría en tu vida..

Te deseo que el perdón y la compasión sean tus grandes aliados en el camino que recorre tu Alma..

Te deseo que disfrutes de cada uno de los maravillosos regalos que la vida te ofrece, a veces las cosas se ponen «difíciles» pero siempre tenemos motivos para celebrar y agradecer.. a veces detrás de algo que pensamos que es «una desgracia» o » algo negativo» se esconde el mayor de los tesoros..

Te deseo que no dejes de aprender y de disfrutar de las cosas sencillas, cotidianas, a veces buscamos grandes acontecimientos y grandes cosas y nos olvidamos de lo qué realmente nos hace felices..

Te deseo un año maravilloso, unos meses maravillosos, unas semanas maravillosas, unos días maravillosos y unos instantes maravillosos…

PORQUE TÚ ERES UN SER MARAVILLOSO!!!!

Y todos somos uno, porque todos formamos parte del todo..

AMA, ACEPTA , AGRADECE Y DISFRUTA SIN PARAR!!!
Te deseo con todo mi corazón,